jueves, 27 de octubre de 2016

Universidades (presenciales o a distancia) en la Red

¿Universidad presencial o virtual?

¿Por qué terminan sus estudios más alumnos, muchos más alumnos, en la enseñanza presencial que en la enseñanza a distancia?. ¿El grupo? ¿El ritmo? ¿El profesor?

Claro que, ¿existe un modelo de enseñanza a distancia? O quizás es que el eLearning no es ni siquiera un modelo, es un término para vender que consiste en repetir los mismos modelos anteriores pero mediados por tecnologías más “modernas”.

Y en las universidades presenciales, ¿todavía se sigue pensando que el “campus virtual” es un lugar para descargar documentos, recoger trabajos y poner notas?

Los campus virtuales (Moodle incluido, excepciones aparte) son
a) tecnologías del siglo pasado (actualizadas sin alterarlas)
b) para una pedagogía de hace dos siglos (el grupo como base del aprendizaje: todos ven los mismo, leen lo mismo, hacen lo mismo, … como si estuvieran en una ula física del siglo XIX)

Y por supuesto, ¡los MOOC!, cursos abiertos, en línea y a distancia pero que, en muchos casos (y reconozco notables excepciones) siguen concebidos como:
a) Coloco un material para leer o para “ver y oir”
b) Propongo unas actividades
c) Abro un espacio de discusión al que animo aportando unas preguntas
d) Y planteo un examen tipo test que una máquina corregirá.

Pues, como diseño formativo, lo que se dice novedoso, novedoso, no es que lo sea.

Una regresión metodológica inexplicable

Algunos modelos de e-learning parecen haber vuelto a una vieja concepción de la enseñanza que se reduce a una transmisión de contenidos. Un análisis de cursos no presenciales nos muestra enseguida el peso dado a los contenidos de tipo informativo y, en menor medida, procedimental. La importancia del desarrollo del pensamiento, el espíritu crítico, el diálogo, la existencia de diferentes posturas,… De pronto parece desaparecer todo lo que dificultosamente creíamos que podía volver a entrar en la universidad y que el proceso de masificación de los años setenta había lanzado fuera.

Hoy, gracias a Bolonia y a los programas de e-learning, podemos decir que la universidad se ha convertido en un “Bachillerato-2”.

Y sin embargo, el cambio es necesario.

El sistema tradicional, la enseñanza presencial y la clase magistral no son malos métodos. Son simplemente métodos inadecuados para las necesidades de hoy. ¡Muy inadecuados!
Sólo podemos emprender los cambios en la Educación conscientes de lo que requiere esta sociedad, una sociedad que posee una cantidad de información exponencialmente creciente y con grandes problemas de gestión del conocimiento, con una evolución desde códigos textuales con un fuerte peso del texto escrito hacia códigos audiovisuales o integradores tipo multimedia, con un importante cambio en términos de participación del ciudadano y de globalización de los procesos…

Entonces quizás comprenderemos que el diseño de un campus virtual puede tener más relación con la globalización o la multiculturalidad que con la metodología docente, por ejemplo.

Y también podremos rediseñar las universidades, no importa si con procesos presenciales o virtuales, quizás con nuevos modelos todavía no imaginados. ¿O quizás sea la propia institución, la universidad, lo que está caduco?



Esta entrada recoge textos e ideas de un viejo artículo. Algunos comentarios recientes me han llevado a pensar que quizás algunos debían haberlo leído para evitar repetir errores.
Bartolomé, Antonio (2002). Universidades en la Red. ¿Universidad presencial o virtual? Crítica, LII  (896) pp. 34-38.
https://www.academia.edu/15071881/Universidades_en_la_Red

Imagen cedida bajo CC por Clker-Free-Vector-Images


martes, 11 de octubre de 2016

Sobre inmigrantes, universidades y premios.

Este año, y a falta del Nóbel de Literatura, seis investigadores de Estados Unidos de América han recibido tan preciado galardón. ¿Seis?

Bueno, en realidad, ni uno.



El caso es que se trata de seis inmigrantes, eso sí, de países ricos, pero inmigrantes (3 escoceses, 2 ingleses y 1 finlandés).

Y eso hace reflexionar sobre el fenómeno de la inmigración y a quién beneficia: ¿al país que ha pagado durante años su educación y los cuidados en edades en la que eran individuos que sólo generaban gastos, o el país que los recibe cuando son productivos y generan riqueza?

Pero también hace reflexionar sobre los ránkings de universidades, en los que se valora especialmente contar con investigadores premiados con el Nóbel. Y, diría yo, ¿qué habría que hacer para que nuestras instituciones subieran en esos ránkings? Pues ya lo ven.

No sé, pero para pensar un rato, sí que hay.



(1*)
RELACION DE PREMIADOS QUE TRABAJAN EN ESTADOS UNIDOS
https://www.nobelprize.org/nobel_prizes/lists/year/

The Nobel Prize in Physics 2016

David J. Thouless
Nacido en: 1934, Bearsden, United Kingdom
Institución en la que trabaja cuando recibe el premio: University of Washington, Seattle, WA, USA

F. Duncan M. Haldane
Nacido en: 1951, London, United Kingdom
Institución en la que trabaja cuando recibe el premio: Princeton University, Princeton, NJ, USA

J. Michael Kosterlitz
Nacido en: 1942, Aberdeen, United Kingdom
Institución en la que trabaja cuando recibe el premio: Brown University, Providence, RI, USA

The Nobel Prize in Chemistry 2016

Sir J. Fraser Stoddart
Nacido en: 1942, Edinburgh, United Kingdom
Institución en la que trabaja cuando recibe el premio: Northwestern University, Evanston, IL, USA

The Sveriges Riksbank Prize in Economic Sciences in Memory of Alfred Nobel

Oliver Hart
Nacido en: 1948, London, United Kingdom
Institución en la que trabaja cuando recibe el premio: Harvard University, Cambridge, MA, USA

Bengt Holmström
Nacido en: 1949, Helsinki, Finland
Institución en la que trabaja cuando recibe el premio: Massachusetts Institute of Technology (MIT), Cambridge, MA, USA