domingo, 28 de septiembre de 2014

MOOC. Y es que estaban caducados.

El 4 de abril de 2013 comparaba los MOOC con una lata de conservas, cara eso sí (La clase boca abajo o la clase enlatada (flipped classroom vs. MOOCs).

El 7 de junio del mismo año los comparaba con el rancho que servían en el cuartel a los milicos (¿Por qué hacer un MOOC tipo “rancho”?).

Incluso publiqué un artículo sobre los MOOC en Comunicación y Pedagogía (1*) y ahora está pendiente un artículo más sesudo en Comunicación.

Total, ¿para qué? Miguel Zapata me lo ha dejado muy claro comentando en xxx la entrevista de Fast Company a Sebastian Thrun (2*).

Ni lata de conservas ni rancho cuartelero: simplemente, se le ha pasado ya la fecha de caducidad.

Aunque todavía siguen algunos gobiernos poniendo dinero a chorro.

Déjeme sólo reproducirle el último párrafo de Miguel Zapata en su lúcido análisis:
Muchos han visto la declaración como una admisión de derrota para la idea de que “los MOOCs suponen una democratización de la educación superior”. También supone la confirmación, como una cura en salud, de que en su esencia, Udacity, una empresa financiada con capital de riesgo, está más interesada en las ganancias que en ayudar a educar a los estudiantes menos favorecidos. 
Recuerde, mire siempre la fecha de caducidad de los productos que consuma.




(1*)
Bartolomé, A. (2013). Qué se puede esperar de los MOOC. Comunicación y Pedagogía, 269-270, pp. 49-56.
http://www.centrocp.com/que-se-puede-esperar-de-los-mooc/

(2*)
Zapata-Ros, M. (2014). Los MOOCs han muerto (3). En Redes Abiertas (28/9/2014). http://redesabiertas.blogspot.com.es/2014/09/los-moocs-han-muerto-3.html

martes, 23 de septiembre de 2014

Conocimiento 1 – Negocio 0

Hace un año la Universitat de Barcelona era multada por violar los derechos de autor en su campus virtual (1*). En pocas palabras, en su campus virtual, al cual tenían acceso únicamente sus alumnos, estaban disponibles algunas copias digitalizadas de textos. La denuncia había sido interpuesta por el Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro), una entidad privada que gestiona los derechos digitales de algunos autores. La justicia española no entendió que ese fuese un uso docente.

Pero recientemente, la Corte de Justicia de la Unión Europea ha determinado que las bibliotecas no necesitan permiso para crear copias digitales de libros publicados y distribuirlos a través de sus puntos de lectura electrónica (2*).

El caso fue iniciado por la Technical University of Darmstadt que hizo frente a una demanda similar a la de Cedro por parte de un editor. La justicia alemana le dio la razón al editor en primera instancia. La Corte suprema europea se la da ahora a la universidad en lo que considera “fair use”.

Ciertamente existe una limitación importante: el acceso a los textos digitalizados a través de terminales específicas, pero abre una vía.

Pero es un hermoso gol a favor del conocimiento y en contra del negocio de la cultura: Conocimiento 1 – Negocio 0.

Y continua.



(1*)
El País (2014). La UB es multada por violar los derechos de autor en su campus virtual (4/9/2013)
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/09/04/catalunya/1378301138_732819.html

(2*)
Legal solutions blog (2014). E.U. High Court Determines No Permission Required for Library Book Digitization. (22/9/2014)
http://blog.legalsolutions.thomsonreuters.com/law-and-techology/e-u-high-court-determines-permission-required-library-book-digitization/#sthash.HQoRmavs.dpuf




sábado, 6 de septiembre de 2014

Lo importante no son las preguntas

En otra entrada explicaba (1*):

  • En el siglo XIX el profesor le decía al alumno cuáles eran las preguntas, y cuáles eran respuestas que debía memorizar. El alumno debía aprender a repetir esas respuestas.
  • En el siglo XX el profesor le planteaba al alumno las preguntas y el alumno debía buscar las respuestas, por ejemplo en la Red (recordar las Webquests).
  • En el siglo XXI es el alumno el que debe encontrar las preguntas relevantes en una situación determinada.


Pero lo importante no son las preguntas… ni las respuestas.

Por ejemplo, en el siglo XIX se asume que hay UNA respuesta que es la más CORRECTA. El profesor sabe cuál es y ésa respuesta es la que hay que memorizar.

En el siglo XX se asume que puede haber VARIAS respuestas CORRECTAS y, posiblemente, diferentes alumnos aporten diferentes respuestas.

En el siglo XXI hay que asumir que hay respuestas que, aunque correctas, son IRRELEVANTES para el alumno. Y quizás diferentes alumnos se plantean diferentes preguntas. Porque ahora lo importante es que hay MUCHAS PREGUNTAS, diferentes para cada persona o situación.


En efecto, lo importante no son las preguntas ni las respuestas. Lo importante es QUIÉN tiene la AUTORIDAD, quién toma las decisiones sobre qué respuestas y qué preguntas son las correctas.

Los cambios en el concepto de “autoridad” están vinculados a la Sociedad en Red y afecta a otros muchos aspectos de la vida (2*).

Por ejemplo, el “currículum a la carta” o “personalizado”. En el siglo XX, aunque los alumnos construían las respuestas, todos trabajaban sobre las mismas preguntas, es decir, hay un programa único y común para todos los alumnos de la clase. Aunque ya sabemos que en realidad existían otros “currículums ocultos”. Y esos eran diferentes. Pero no “oficiales”.

Ya ve, al final lo importante no son las preguntas… sino las personas. ¡Tanto camino para llegar aquí!



(1*)
http://basiletic.blogspot.com.es/2014/08/preguntas-y-respuestas-en-el-siglo-xxi.html

(2)
Cómo se entiende la autoridad es uno de los grandes interrogantes que se plantea a los educadores en la Sociedad del conocimiento. Para ver este tema más amplio:
Bartolomé, A. y Grané, M. (2013). Interrogantes educativos desde la sociedad del conocimiento. Aloma. Revista de Psicologia, Ciències de l’Educació i de l’Esport, 31 (1), pp.73-82.
http://www.revistaaloma.net/index.php/aloma/article/view/173/115

IMAGEN:
En 1941 John Ford dirigió “Qué verde era mi valle” (How Green Was My Valley). En este fotograma podemos ver un método habitual (en otros tiempos) para consolidar la autoridad del maestro.